Mi perfil...

Hola soy Moliere, un perro en la red. Mi raza es Golden Retriever, aunque no le paro a eso porque perro es perro. Soy humanista y de izquierdas, por lo que se me puede catalogar como revolucionario y anti imperialista. Tengo un gran olfato político, lo que me ha consagrado como analista y generador de escenarios predictivos. Como soy perro, entro a todos lados como perro por su casa...

Más sobre mi...

...esto si que me ha dado algunas ventajas comparativas. He creado un Blog porque la gente desconoce el punto de vista perruno, no saben que opinamos de la política, del arte y la farándula, de la ciencia y la cultura, desconocen cuales son las cosas que nos hacen reír o entristecer. Si señor, de ahora en adelante... hay un perro en la red.

Colombia: Ser sindicalista es estar sentenciado a muerte


Profesión peligro

En tres meses de 2008 han sido asesinados 17 sindicalistas. Con la intolerancia laboral se pierden vidas valiosas, se sabotea la protección de los trabajadores y se le cierran puertas al comercio internacional.

Informe especial.

Fecha: 04/03/2008


El sindicalismo en Colombia está de luto. Si 2007 terminó con renovadas esperanzas por la notable reducción de muertes y amenazas de líderes e integrantes de sindicatos, en el 2008, en cambio, la ilusión de que la persecución al sindicalismo cesaría se ha tornado frágil. El 2 de enero, cuando apenas se iniciaba el año, ocurrió el primer homicidio. Ese día, mataron a Mario Zuluaga, de la Asociación Médica Sindical (Asmedas).

Después de esa muerte, no ha parado la mala racha. Dieciséis más han sido asesinados. El caso más reciente fue el de Adolfo González Montes, dirigente del Sindicato de Trabajadores del Carbón (Sintracarbón), en Riohacha. Se fue a su casa temprano a descansar para madrugar al día siguiente a su trabajo en Carbones del Cerrejón. Nunca salió. Fue torturado y asesinado en su residencia. Entre enero y marzo de 2007 la cifra ya era escandalosa: diez muertes violentas de sindicalistas, pero este año los casos van en aumento. De mantenerse esta tendencia, los logros que se habían conseguido hasta ahora se podrían reversar. .

Ninguno de los sindicalistas asesinados en este año, según dijeron funcionarios del gobierno a Semana.com, había recibido amenazas, ninguno estaba en procesos de negociación colectiva en sus empresas, ni el ambiente de sus trabajos era hostil. Por eso ninguno estaba en el programa especial de protección a sindicalistas del Ministerio del Interior que generalmente ofrece especial custodia oficial y otras condiciones de seguridad a quienes estén en riesgo.

Los organizadores de la marcha en contra de los crímenes del paramilitarismo y en solidaridad con sus víctimas del pasado 6 de marzo han dicho que cuatro de los sindicalistas fueron asesinados en represalia por su participación activa y liderazgo en dicha caminata. Las autoridades aún no han confirmado ni desmentido esta denuncia.

Guillermo Correa, director del área de Investigación de la Escuela Nacional Sindical (ENS), coincide con el gobierno en que las últimas muertes, según la información que se conoce hasta el momento, no parecen asociadas a conflictos laborales o a amenazas por su actividad sindical. Sin embargo, las investigaciones judiciales están en proceso. Correa espera que la Fiscalía esclarezca los homicidios.

Como sucede a veces en Colombia con personas protegidas especialmente por su labor en defensa de los derechos ciudadanos –defensores de derechos humanos, periodistas, jueces, etc., — que algunos pocos resultan asesinados por razones que nada tienen que ver con su labor, asimismo sucede con los sindicalistas. Incluso el informe de 2007 del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia, que asegura que en miembros de los sindicatos continuaron siendo blanco de la guerrilla de las Farc y el Eln, y de los nuevos grupos armados al margen de la ley, por razones políticas, también señala que algunos sindicalistas fueron muertos como consecuencia de casos de robo, riñas domésticas y otras razones ajenas a la política.

“De acuerdo con la Fiscalía –dice el informe – los motivos en la mayoría de los casos procesados no tuvieron relación con el hecho de que las víctimas fueran integrantes de un sindicato”.

Sobre las muertes recientes, hay que esperar a que las autoridades judiciales lleguen a descubrir realmente qué es lo que ha pasado y den con los responsables. Es de deducir sin embargo, que ante una ola de asesinatos de sindicalistas como la que se ha dado este año, hay algo más siniestro detrás que simples coincidencias de homicidios comunes. Las organizaciones nacionales e internacionales especialistas en el tema están preocupadas y consideran, con razón, que hay un ambiente francamente hostil para el ejercicio del sindicalismo en el país.

En la sesión número 301 del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que se realizó entre el 6 y el 20 de marzo pasado, reconocieron que en Colombia se han visto progresos en las garantías para ejercer la actividad sindical. Pero, a su vez, llamaron la atención por la presiones y amenazas que han recaído últimamente sobre el sindicato empleados de la Universidad de Córdoba “por parte del rector de la Universidad y de jefes paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc)”. Le pidió al gobierno que garantice la seguridad de los dirigentes sindicales amenazados.

Apenas cinco días después de la reunión de la OIT, 22 organizaciones internacionales de derechos humanos les enviaron una carta a los presidentes Álvaro Uribe y George Bush. En ella, rechazaban las muertes y amenazas que han ocurrido en los últimos días no sólo contra sindicalistas, sino contra organizaciones defensoras de derechos humanos y líderes sociales. Y culpan al gobierno de haber creado un clima de intolerancia política contra los organizadores de la marcha del 6 de marzo al afirmar que detrás de esta caminata estaban las Farc.

Males nuevos y viejos

Los conocedores del tema advierten que habrá dificultades el futuro inmediato. Paradójicamente, en momentos en que se necesita más que nunca que se respete la vida de sindicalistas y líderes para la aprobación del TLC con Estados Unidos, se avecina un turbio panorama.

Para empezar, despertó el paramilitarismo, el principal verdugo de los líderes laborales. Los diálogos con las Auc habían conducido a la reducción sustancial del hostigamiento a sindicatos, pero en un reciente comunicado emitido por un grupo que se hace llamar Águilas Negras en Rearme, el comandante ‘Camilo’ anuncia una primera fase armada con el “total rearme de las fuerzas paramilitares”.

“Después de ese anuncio, no conozco aún que se haya registrado alguna violación por parte de ese grupo, pero prende las alarmas”, dijo Correa, el director de Investigaciones de la ENS. Ese ambiente cargado de amenazas y polarización se suma a viejos males de la sociedad colombiana, que tiene una visión negativa de los sindicatos. En este terreno abonado florece la intolerancia y la agresión contra miembros y líderes de sindicatos.

Ahora, lo que se avecina para las autoridades es un gran reto, pues los sindicalistas son un grupo de población vulnerable que requieren especial protección debido al importante papel que cumplen en una democracia en representación del trabajo. Es deber del gobierno proteger sus vidas y habilitar su actividad como miembros activos de organizaciones laborales.

El gobierno asegura que ya está tomando medidas especiales para evitar que las muertes violentas de sindicalistas se vuelvan a disparar y que ya tienen planeado cómo se protegerá la vida de los sindicalistas de ahora en adelante.

Al Programa de Protección que se viene desarrollando desde 1997, según explicó Andrés Palacio, viceministro de Relaciones Laborales, del Ministerio de la Protección Social, a Semana.com, van a tomar medidas extraordinarias como un programa de recompensas para aquellos que informen sobre quiénes amenazaron o mataron a algún sindicalista y que coordinará el director de la Policía, general Óscar Naranjo.

También garantizarán protección especial a los trabajadores que se encuentren en procesos de negociación colectiva y que sientan que están en alto riesgo de muerte.

Fuera de eso, el gobierno hará una campaña en los medios de comunicación que invite a respetar la vida de los maestros. El viceministro explicó que esta será dirigida en particular a valorar a los maestros “porque son quienes más se ven afectados por la violencia, ya que además de su trabajo con el magisterio algunos maestros son voceros de las comunidades y denuncian acciones ilegales como la presencia de cultivos ilícitos, narcotraficantes o grupos armados”. El Viceministerio también anunció un cuidado especial a los trabajadores de los hospitales que están en proceso de reestructuración y que manejan grandes sumas de dinero.

“Esas determinaciones fueron producto de un acuerdo entre sindicatos y autoridades después de detectar los focos donde más violencia se está generando últimamente”, dijo el funcionario.

Lo que viene es duro tanto para las autoridades como para los sindicalistas. A pesar de los esfuerzos de Estado y líderes sindicales por prevertir la ola de violencia y desactivar la cultura de intolerancia que la alimenta, en tres meses ya van 17 sindicalistas asesinados. Un costosísimo campanazo de alerta que está diciendo a gritos que hay que hacer mucho más para acabar con este despreciable crimen.

Via Semana.com

Me encontré una computadora, creo que es de Bush


Las pruebas que he encontrado en esta computadora indican que George W. Bush es Gay











































Colombia: Uribe traiciona en masa a sus compinches

El presidente colombiano Alvaro Uribe Velez, conocido el los bajos fondos del narcotráfico y el paramilitarismo como alias "Doctor Varito", decidió extraditar sorpresivamente a sus principales compinches ahora llamados "jefes desmovilizados de las autodefensas", pero que en realidad son vulgares delincuentes y asesinos, todos vinculados al negocio del narcotráfico.

Por ahora son 15, que se encontraban en distintas cárceles colombianas como desmovilizados del proceso de Justicia y Paz: Carlos Mario Jimenez Naranjo alias Macaco, Salvatore Mancuso alias Santander Lozada, Francisco Javier Zuluaga alias Gordolindo, Diego Fernando Murillo Bejarano alias Don Berna, Rodrigo Tovar Pupo alias Jorge 40, Hernán Giraldo Serna, Nodier Giraldo Giraldo, Eduardo Enrique Vengoechea, Ramiro Vanoy alias Cuco, Guillermo Pérez Alzate alias Pablo Sevillano, Juan Carlos Sierra Ramírez alias el Tuso, Martín Peñaranda Osorio, Edwin Mauricio Gómez Luna alias El Mello, Diego Alberto Luis Arroyave y Manuel Enrique Torregrosa, alias Chang, quien iba a ser extraditado el jueves.

La traición comenzó a las 12 de la noche. Los asesinos que llevaron a Uribe a la presidencia de Colombia y que luego lograron su reelección, empezaron a ser trasladados desde Barranquilla, Itaguí y la cárcel de la Picota, en Bogotá hasta el aeropuerto militar de Catam en la capital del país. Allí estaban esperándolos los nuevos panas de Uribe (hombres de la DEA) para llevarlos a Washington, Houston, Miami y Nueva York, distritos donde los jefes paramilitares enfrentan cargos por narcotráfico.

Uribe toma café con su socio y amigo Hernan Giraldo Serna, Narcotraficante, jefe de las Autodefensas "Heroes de Tayrona" en la Sierra Nevada y quién confesó haber financiado campañas políticas.

Valledupar, 10 de abril (www.elpaisvallenato.com ) Medida de aseguramiento contra el senador por el partido Cambio Radical, Miguel Pinedo Vidal, dictó la Corte Suprema de Justicia, detenido por agentes del CTI en su residencia de Santa Marta por presuntos vínculos con paramilitares.

El Alto Tribunal tuvo en cuenta dos de los testimonios que involucran a Vidal con grupos de autodefensa. Uno de ellos es el del Ex líder ‘para’ de la Sierra Nevada, Hernán Giraldo, quien afirma que financió la campaña del año 2002 del congresista. De otro lado una líder comunitaria del Magdalena declaró en el juicio que la Corte Suprema sigue contra el senador Luís Eduardo Vives, y dijo que Hernán Giraldo los obligó a votar por Pinedo Vidal y todo el pueblo votó, porque en la Sierra Nevada se hacía lo que el jefe paramilitar ordenaba, para no perder la vida.

El presidente ha hecho un pronunciamiento oficial sobre la decisión de extraditar súbitamente y de forma masiva a sus hombres, desde hace varios días se esperaba la decisión del gobierno para extraditar a “Don Berna”, bajo el argumento de que este había continuado delinquiendo.

Yo pregunto: Si Uribe fue el creador de las "Convivir", con las que legalizó los ejércitos privados de sus socios del narcotráfico y además participó junto a su hermano en la planificación de la masacre de El Aro y luego los felicitó por el éxito de la operación, ¿como los va a extraditar por delinquir, si el es un delincuente igual que ellos?
Eso no tiene lógica, lo que sí tiene lógica es lo siguiente: El congreso colombiano se está quedando sin congresistas, porque al ritmo que van cayendo presos por parapolítica, el congreso va a tener que sesionar desde la carcel. No es casualidad que la inmensa mayoría de los congresistas presos e investigados por parapolítica, corresponden a los partidos que apoyan al Doctor Varito (Alvarito Uribe) y que están cayendo hasta sus familiares y colaboradores más cercanos(como su primo hermano Mario Uribe que intentó huir del país). Todo esto nos indica que Alvarito necesita callar la confesión de sus antiguos compinches antes que todo el gobierno termine preso y el pueblo se entere que una banda de mafiosos ha secuestrado la democracia y con artimañas delincuenciales gobierna Colombia y pretende por esa vía perpetuarse en el poder y disfrazar con legalidad comprada, una dictadura de viles criminales.


Los abogados de algunos de los jefes paramilitares dijeron que sus clientes desconocían que iban a ser extraditados, y argumentan que muchos de ellos habían manifestado recientemente que querían continuar dentro del proceso de Justicia y Paz, pero a Uribe le estaba saliendo el tiro por la culata con su "Ley de Impunidad" y optó por traicionar a sus compinches. Algunos abogados afirmaron que el gobierno busca salirse por la tangente con esta medida, justo cuando los más importantes narcotraficantes desmovilizados como Don Berna, habían empezado a confesar crímenes que implicaban la colaboración y participación del ejército en varios crímenes, como la masacre de San José de Apartadó y la masacre de El Aro. Otro de los abogados afirmó que era una estrategia del gobierno para contrarrestar el accionar de la Corte en el proceso de la parapolítica.

La extradición de los jefes paramilitares puede ser justificada de mil maneras, pueden decir que es una forma de evitar los problemas de seguridad en las cárceles donde se encontraban recluidos y su ingerencia en el rearme de nuevos grupos armados en distintas regiones del país. Pero su extradición es sin duda una obstrucción al proceso de verdad, justicia y reparación con las víctimas, es además una obstrucción a la investigación que lleva la Corte Suprema sobre la parapolítica, temas que han generado un álgido debate desde que se conoció la decisión de extraditar a Carlos Mario Jiménez, alias Macaco.

Por ahora debemos esperar una nueva guerra por el poder en los bajos fondos colombianos y en el futuro veremos que método usan los antiguos socios de Uribe para cobrar venganza por la traición de Alvarito, tal vez lo pelen vivo, quizá lo piquen con motosierra o sencillamente le caigan a plomo, lo que sí es cierto es que sus socios son expertos en el arte de matar y quién mata a hierro no puede esperar morir a sombrerazos, por más amigo que haya sido del paraco del sombrero Hernan Giraldo.

Saludos...Moliere.

¡Hacia un Congreso Mundial Anticapitalista!

Crítica al Socialismo en Venezuela
La concepción mundial del Socialismo emerge como salida a la crisis global del capitalismo
http://www.aporrea.org/ideologia/a56559.html

Si algo debe rigurosamente ordenar el proceso revolucionario venezolano es su inserción en la lucha por el Socialismo del Siglo XXI. Una tarea estratégica de direccionalidad política cuya corresponsabilidad recae, con mayor peso, en el liderazgo delegado por el Pueblo Bolivariano al compañero Chávez.

La discusión urgente pasa por resolver el problema de sí el carácter socialista de la Revolución Bolivariana implica la construcción nacional del Socialismo en Venezuela o si “somos parte adelantada y consecuencia de una crisis internacional de la expresión neoliberal del capitalismo que no ha tenido aún su pico más importante y que nuestro proceso esté encaminado hacia una experiencia de sociedad transitoria revolucionaria, cuya irreversibilidad depende de nuestra lucha a muerte por restarle espacio al capital nacional y extranjero mientras empalmemos con otra crisis cíclica en la economía mundial. Crisis que empieza a manifestarse, que podría abrir procesos revolucionarios en el mundo capaces de neutralizar el reacomodo histórico del capitalismo a través de la guerra y a su vez abrir las compuertas del Socialismo del Siglo XXI” (http://www.aporrea.org/imprime/a51171.html).

Cada vez más la realidad de este mundo archiconectado por relaciones sociales, financieras y de producción de carácter capitalista destrozan la estéril concepción nacional de nuestro proceso revolucionario. La lógica del capital y todas sus instituciones mundiales, como formas de dominio de los estados nacionales, se convierten en camisa de fuerza de un proceso revolucionario, que como todos, pujan por desplegarse de manera natural mucho más allá de sus fronteras locales. Esto es lo que viene ocurriendo, afortunadamente, con la dinámica revolucionaria venezolana y es lo que debemos ordenar rigurosamente como concepción estratégica de nuestro proceso. Nuestra posición privilegiada como país productor de hidrocarburos, en proceso revolucionario, nos coloca en una situación excepcional y peligrosa en el actual marco mundial de la crisis que hoy, como en ningún otro momento histórico, atraviesa el modelo capitalista en su agotada propuesta “civilizatoria”. Hoy los ritmos y los tiempos que vertiginosamente transcurren en el mundo capitalista, hacen brotar las abismales desigualdades inherentes a un modelo que reproduce exponencialmente la miseria y el hambre frente a la grosera riqueza concentrada en los pocos dueños del capital mundial.

Convencidos estamos, que no existe otra propuesta estratégica distinta al Socialismo como salida para la Humanidad en este Siglo XXI, pero lo inmediato o mediato pareciera colocar a la orden del día lo que Trotsky, estudioso y actor de primera fila en procesos revolucionarios, advirtió como consecuencia de situaciones de crisis de gobernabilidad, hoy propensa a generalizarse debido a los efectos de una crisis mundial de pronósticos reservados: “Las masas no van a la revolución con un plan preconcebido de la nueva sociedad, sino con un sentimiento claro de la imposibilidad de seguir soportando la vieja sociedad”.

Por supuesto, lo viejo se descompone ante hechos que son irrefutables y se combinan en una mezcla incendiaria que pone en cuestión esa máxima del “quiebre del eslabón más débil” en la crisis del imperialismo:
  • Agotamiento de las reservas mundiales de hidrocarburos, disminución en la capacidad de producción y proyecciones de aumento que rebasan los 150 dólares por barril.
  • Caída del dólar, desborde de la especulación financiera con centro en la burbuja inmobiliaria, quiebra de bancos internacionales, agudas caídas bursátiles y pronósticos inflacionarios y recesivos mundiales con epicentro en EEUU.
  • Crisis alimentaria y alza desbordada de los precios.
  • Agudización de los conflictos geopolíticos en regiones estratégicas con reservas de hidrocarburos.

Se trata de la punta de un iceberg de todo un acumulado de factores conectados y en crisis que se convierten en la espoleta “a punto de saltar” y que tiene en alerta a las tres más grandes economías del mundo: EEUU, Europa y China.

La gravedad de una crisis económica en curso y sus picos de inminentes estallidos (¿mañana, en un año, un lustro… una década?) obligan a nuestro proceso revolucionario a repensar nuestra propuesta estratégica y a legislar cada vez mas con una política claramente anticapitalista, no solo a lo interno del espacio nacional, sino sustancialmente en el ámbito regional e internacional. Si algo puede fortalecer nuestra propuesta de Socialismo del Siglo XXI, como parte de un proceso revolucionario no limitado a las estrechas fronteras nacionales, es el consecuente carácter anticapitalista con que debe estar impregnada toda nuestra acción transformadora. Un planteamiento de este tipo nada tiene que ver con la construcción del “Socialismo en Venezuela”, una receta nacional superada que seria un contrasentido a la luz de las experiencias pasadas. Se trata, contrariamente, de interiorizar nuestra inserción política y económica en lo internacional, dentro de una realidad que nos impone actuar en contra de los ataques de los dueños del capital mundial, quienes hoy, por ejemplo, intencionalmente manejan una matriz de opinión para hacernos responsables, junto a los países exportadores de petróleo, de la crisis alimentaria en curso derivada del alza de los precios de los hidrocarburos.

Todo parece indicar, producto de la crisis global, que los sectores explotados del mundo marchan hacia condiciones excepcionales, independientes de su voluntad, que los colocan en la ineludible tarea de romper con las cadenas que por décadas lo han atado al conservadurismo. Una revolución como la nuestra, en un país geopolíticamente importante dentro del esquema mundial imperante y con inmensa simpatías en los pueblos del mundo, requiere direccionar políticamente hacia lo internacional: con propuestas ante la crisis económica, pero también en el terreno de la unidad de las luchas y, fundamentalmente, en cuanto a lo organizativo. Para ello, y de la manera más amplia, nuestra revolución tiene que convertirse en factor de concurrencia de todos los revolucionarios del mundo que se inscriben en la búsqueda de “un mundo mejor”.

Venezuela necesita y está obligada moralmente a asumir la tarea de convocar a un inédito Congreso Mundial Anticapitalista que permita, conscientemente, reunir a los luchadores y pensadores más comprometidos con los explotados en el viejo objetivo de “tomar el cielo por asalto”. No se trata de una propuesta delirante basada en un optimismo iluso, la nueva realidad le impone a nuestra revolución contribuir a construir el núcleo síntesis de rearme teórico mundial para orientar a los pueblos explotados en los objetivos que se desprenden de la actual crisis global, una crisis que presiona hacia la izquierda, hacia salidas anticapitalistas de carácter inmediato y donde cobra pleno sentido la propuesta del Socialismo del Siglo XXI y la muerte definitiva de toda concepción socialista nacional. Un Congreso Mundial Anticapitalista donde surjan propuestas de lucha que vayan dirigidas a perforar el andamiaje estructural de las relaciones económicas internacionales capitalistas hoy en crisis recurrente. ¿Será posible sacar de la lógica del capital, sin bancos y empresas transnacionales intermediarias, el intercambio petrolero sobre la base de un comercio solidario que tenga como norte la preservación del planeta? ¿Será que la disposición de lucha de los pueblos explotados del mundo puede unificarse, en medio de la actual crisis alimentaria en curso, para hacer lo mismo con los rublos alimenticios y con el agua?

Puedo ver la brillante franja de césped verde
que se extiende tras el muro, arriba el cielo
claro y azul, y el sol brilla en todas partes. La
vida es hermosa. Que las futuras generaciones
la libren de todo mal, opresión y violencia y
la disfruten plenamente.
L.T. 1940
Juan Afonso

 
La mayoría de nuestras imágenes provienen del buscador de imágenes de Google.
Algunas de nuestras imágenes son cortesía de ihasahotdog.com
Algunas de nuestras caricaturas son originales del caricaturista Mauro Biani, para adaptarlas a nuestro contexto político, son realizados algunos cambios de dibujo y de texto.
Las caricaturas que se publican en su contexto original, no sufren modificación de sus créditos.